sábado, 8 de noviembre de 2008

In love with...STEVEN PINKER:






Steven Arthur Pinker(1954, Montreal, Canadá) es un eminente psicólogo experimental, científico cognitivo y carismático escritor, defensor de la psicología evolucionista y de la teoría computacional de la mente. Para él, el lenguaje es un instinto, una mutación biológica que debemos a la selección natural, teorías que ha desarrollado a partir de sus trabajos con niños, de su aprendizaje y uso de una lengua.
Mantiene la hipótesis de la existencia de un módulo cerebral evolutivo que se encarga del lenguaje. Sin embargo, ha sido criticado por otros científicos y estudiosos por no incluir argumentos en contra en sus obras de divulgación, así como por explotar su imagen carismática, controvertida, para obtener mayor popularidad. a parte de recibir premios de diferentes universidades americanas, ha sido nombrado una de las cien personas más influyentes del mundo por la revista "Time". Algunas de sus obras son:

- "EL INSTINTO DEL LENGUAJE" 1994:

La principal conclusión a la que se llega tras la lectura de este libro, es que el uso adecuado del lenguaje no depende tanto de influencias sociales como la educación, o de un mayor grado de inteligencia general, sino que, es el resultado del estado de unas áreas cerebrales específicas y ciertos genes que hacen al individuo un usuario del lenguaje competente, si se encuentran en buen estado, o incompetente si presentan taras que derivan en trastornos e incapacidad lingüística.

Algunos de los ejemplos utilizados para explicar y verificar esta teoría son bastante pintorescos.

En primer lugar nos encontramos con un retazo de las memorias de un explorador australiano, descubridor en los años 20 del siglo pasado de la isla de Nueva Guinea; en ellas expone su asombro ante el encuentro con los indígenas, quienes tenían una propia lengua, rica en conceptos abstractos. Este tipo de hechos demuestran que el lenguaje no es una simple invención cultural, sino el producto de un peculiar instinto humano, ya que jamás se ha descubierto una tribu muda, y por muy bajo que sea el grado de desarrollo técnico el lenguaje de estos pueblos no corre paralelo al mismo.

Otro ejemplo, o hecho relevante que hace de la lingüística una ciencia histórica, es la conversión de un dialecto macarrónico en lengua compleja gramaticalmente y funcional, como el caso del inglés hablado por esclavos afroamericanos y trabajadores de las plantaciones, que pasaría a convertirse en una lengua criolla cuando se expuso a niños en edad de aprender la lengua materna al mismo; estos lo dotaron de coherencia gramatical de forma instintiva.

Son los niños quienes reinventan el lenguaje generación tras generación porque sencillamente, no pueden evitar hacerlo. A reafirmar esto ayuda el estudio con niños sordos, que cuando se crían con padres que emplean la lengua de signos, aprenden este lenguaje de la misma forma que los niños oyentes aprenden el lenguaje oral.

Otras veces, los sordos solo tienen acceso a la lengua de signos en la edad adulta, debiendo enfrentarse a su aprendizaje como si de una lengua extranjera se tratara. Dado que las personas sordas son las únicas neurológicamente normales que llegan a la madurez sin haber adquirido un lenguaje, sus dificultades constituyen una muestra de que la adquisición del lenguaje ha de tener lugar durante un paréntesis crítico que abarca la infancia del individuo.

Por eso, los siguientes casos de trastornos y taras cerebrales tienen como protagonistas a niños que padecen extrañas y curiosas enfermedades que suelen hacerlos lingüísticamente sobresalientes, entre ellos , el de una niña con Síndrome de Williams; este síndrome suele ir asociado a un gen defectuoso, el cual deriva en una peculiar apariencia física, un importante retraso, que los hace incompetentes para tareas normales o los lleva a una instintiva tendencia a abrazar a desconocidos; sin embargo, estas personas son conversadores fluidos, con una buena competencia gramatical, que gustan de usar palabras poco comunes.

Estas alteraciones de la inteligencia presentan un lenguaje fluido y gramatical, al contrario de otros casos de pacientes afectados por trastornos del habla hereditarios o que han sufrido infartos cerebrales, los cuales poseen plenas capacidades mentales excepto la capacidad mental de habla que ven claramente afectada.

- "EL MUNDO DE LAS PALABRAS" 2007:
En esta obra Pinker elabora un estudio del habla cotidiana, de nuestros pensamientos y emociones, mediante anécdotas de personajes conocidos como Paul McCartney, que le sirven para explicar de una forma sencilla diferentes patrones del lenguaje.
Siguiendo las teorías de Chomsky, Pinker nos muestra cómo el lenguaje es un instinto innato del ser humano, una facultad mental que puede estar dotada de un carácter evolutivo.
La mente funciona a través del lenguaje, pues en él hay teorías espaciales, temporales, casuales e incluso un modelo de sexualidad inscritos.
Para Pinker el mundo de las ideas humanas es un microcosmos al cual se puede acceder estudiando el sistema verbal de la lengua, su significado, su uso así como su “aprendizaje” infantil.
Todas estas cuestiones vienen siendo estudiadas por la psico-lingüística así como por la psicología cognitiva.
Algunas de las hipótesis expuestas en la obra del autor son:
La mente humana está dividida en diferentes apartados en los que se trabajan procesos mentales específicos.
Cada uno de ellos se construye en base a conceptos como: “suceso”, “causa”, “cambio”o “pretensión”.
Estas ideas pueden extenderse a otros apartados, por ejemplo al utilizar metáforas.
Estos conceptos son propios del ser humano, pues los utilizamos para nuestros razonamientos acertados o erróneos.
El lenguaje es una característica humana inseparable de la vida social, de la civilización y de la tecnología.
Los humanos informamos, solicitamos, persuadimos, preguntamos, peroramos, o charlamos sobre banalidades.
Sin embargo, lo más sorprendente es el modo de aprender el lenguaje que tenemos.
Generalmente, este proceso sólo dura unos tres años, durante los cuales los niños analizan inconscientemente, mediante un proceso de inducción, el habla que les rodea además de memorizarla. Esto es así porque nuestra mente tiene la capacidad de establecer conexiones entre sus diferentes áreas. Hay una serie de pensamientos humanos básicos relacionados con palabras, concretamente con verbos, que el autor se encarga de inventariar tomando como ejemplo los de su lengua materna, la inglesa.
Chomsky propone que el estudio de la adquisición infantil de la lengua materna es determinante a la hora de comprender la naturaleza del lenguaje, pues los niños están dotados de una gramática universal innata.
El lenguaje está formado por diversos componentes que deben estudiarse por separado.
Cada uno de sus componentes forma “equipo” con los sistemas del cerebro que controlan la boca, el oído y los recursos mentales para actualizar conocimientos del individuo, lo que influye en el habla de éste.
Hay un componente que organiza las palabras en frases, la sintaxis, que las diferentes lenguas accionan en grados. Esto permite colocar las palabras en orden y asegurar su concordancia. Una de las funciones de la sintaxis es la construcción verbal, de especial importancia en el campo que nos ocupa. Y es que el significado del verbo afecta a las construcciones en las que aparece especificando funciones que los sustantivos pueden desempeñar.
Los niños tienen que asimilar todo esto para poder aprender su lengua materna: el significado de cada verbo, sus construcciones adecuadas, los sustantivos que lo pueden acompañar…Todo esto les conduce hacia el dominio del lenguaje.
En el caso de la lengua inglesa, vemos que avanza mediante familias de construcciones que admiten verbos intercambiables y que los niños pueden extraer sus patrones y aplicarlos a otros nuevos. Sin embargo, esto les puede conducir a error pues a veces la regla locativa se aplica de manera inadecuada y hay verbos que se resisten pues no comparten rasgos que los relacionan entre si. Aunque esto puede dar lugar a la formación de nuevas construcciones, ya que los hablantes maduros son creativos lingüísticamente hablando. Además, las personas solemos generalizar desde niños.
Todo esto apunta a que existe un patrón lingüístico innato en nuestra mente.
Parece más acertado distinguir entre dos tipos de reglas locativas:
_Una regla locativa de contenido, vinculada al agente causal.
_Una regla que vincule el significado a un forma, que exprese al significado afectado como objeto directo.
Estas reglas aportan datos sobre la forma de procesar y transmitir pensamientos humanos. Nuestra mente estructura una misma situación de diversas maneras.
Así podemos ver que deconstruir y construir es propio de nuestra capacidad cognitiva.
También es conveniente hacer una observación respecto a los verbos locativos, algunos de los cuales poseen un llamado “efecto holismo”, y expresan el continente como objeto directo. El “efecto holismo” no se limita a las construcciones locativas, puede darse con cualquier objeto directo, aunque no se trata de una propiedad de este último, sino que lo es del concepto que se suele expresar como objeto directo, del concepto afectado. De hecho, vemos que algunos verbos permiten el cambio del locativo mientras que otros similares no, dependiendo del significado de la construcción y el significado del verbo.
La lengua inglesa trata de igual manera a los conceptos móviles y a aquellos cambiantes, pues el cambio consiste en mover de un lugar a otro en el espacio de estados. Por eso podemos asumir que la lengua cotidiana contiene metáforas dotadas de ubicuidad.
Podemos apreciar que para entender el funcionamiento del lenguaje debemos tener cuidado con tanta flexibilidad cognitiva.
Otro aspecto curioso es la sutilidad de algunos verbos cuando entran en ciertas construcciones y que no tiene otra explicación que ciertas teorías físicas y psicológicas implícitas. Sin embargo, las lenguas no piensan, pensamos las personas; aunque, por otra parte, los hablantes no se paran a razonar sobre estas cuestiones a la hora de utilizar verbos. Lo que podemos asegurar es que las lenguas evolucionan dentro de una comunidad, y somos los hablantes quienes las hacemos cambiar.


No hay comentarios: