sábado, 13 de diciembre de 2008

FALLECE BETTIE PAGE




BETTIE PAGE, una de las pin-ups más influyentes de la historia, ha fallecidoa los 85 años, en la ciudad de Los Angeles (EEUU), víctima de una neumonía.
Su mezcla de dulzura y perversión ha cautivado a hombres y mujeres de varias generaciones, sirviendo de inspiración a artistas del mundo del cómic, el cine o la pintura contemporánea.
Bettie Page comenzó su carrera como mito erótico durante los años 40 posando para diversas publicaciones de la época. Mientras que otras pin-ups del momento eran calcos teñidos de rubio y con cara de ángel, ella destacaba por un salvajismo primigenio nada pasivo, impropio de todas esas mujeres florero. En muchos de sus posados se incluían escenas de fetichismo, bondage(ataduras) y spanking (azotes).


Bettie Page no era una mujer objeto al uso sino la encarnación de esa "sexualidad que se agitaba oculta bajo la superficie" como señalan Karen Exxex y James L. Swanson en su ensayo "Bettie Page: The life of a pin-up legend" (1996).


Bettie Mae Page nació el 22 de abril de 1923 en Nashville, Tennessee (Estados Unidos) y se crió junto a otros seis hermanos. Siendo niña, su padre fue encarcelado y como su madre no podía hacerse cargo de sus vástagos, la pequeña Bettie y dos de sus hermanas fueron entregadas a un orfanato. Muchos años después, Page describiría a su padre como un obseso sexual que empezó a acosarla sexualmente cuando ella tenía 13 años.

Page fue a la universidad. Consiguió un título de humanidades en el Peabody College, de Nashville. Pronto se trasladó a San Francisco y empezó su carrera de modelo en los años 40. Posaba para el que sería el primero de sus tres maridos. Tras el divorcio, en 1947, Page se trasladó a Nueva York para continuar su carrera. Allí conoció a la fotógrafa Bunny Yeager. Una de las instanténeas que le tomó acabó en las páginas de Playboy como Miss Enero 1955. Rápidamente, su cabellera negra y sus curvas generosas se estamparon en posters, álbumes de cromos y juegos de cartas en todo el país. La imagen mostraba a una Page que guiñaba un ojo a la cámara. Como única indumentaria llevaba un gorro de Santa Claus, mientras decoraba un árbol de Navidad. Fue un momento clave. "Un hito en la historia de la revista", según indicó tiempo después el fundador de la publicación, Hugh Hefner. Para la propia Page no resultó tan rentable. La modelo lamentaría años después que Yeager amasara una fortuna con aquellas fotos. Y, sobre todo, que nunca la compensara.
Quizá por miedo a envejecer ante la cámara, o más probablemente, debido a las decepciones que le proporcionara su agitada vida, Page decidió retirarse de la escena pública pasando por una etapa de misticismo religioso, por varios matrimonios fallidos y sufriendo las consecuencias de una terrribre enfermedad como es la esquizofrenia que se le declaró a principios de los 70.
En las últimas decadas del siglo XX Page hizo algunas apariciones en diversos eventos y convenciones, aunque una de las condiciones ineludibles era no ser retratada.
El respeto y la admiración hacia una existencia tan intensa y el erotismo de su imagen hacen que hoy me vea obligada a rendirle este pequeño homenaje, a poner de relieve que más allá de esa chica divertida y tremendamente morbosa había una personalidad fascinante, inteligente, fuerte ante la adversidad, capáz de superarse y dispuesta a aprender de sus errores.


No hay comentarios: