jueves, 1 de enero de 2009

LAS MORADAS DEL CASTILLO INTERIOR- SANTA TERESA DE JESÚS


“Las moradas del castillo interior” (1577) es la última obra de SantaTeresa de Jesús y una de las mejores de la prosa mística del Siglo De Oro.

Está dividida en un prólogo, siete partes y un epílogo. Cada morada consta de un número variable de capítulos.

En ella, la autora traza una doble similitud entre el cuerpo humano y el reino celestial y entre el alma humana con la entidad divina.

Como buena propulsora del misticismo cristiano, Santa Teresa pone en comparación el cuerpo humano con un castillo hecho “Todo de un diamante o muy claro cristal ” dividido en diferentes moradas que cumplen una serie de funciones y corresponden a los estados de acercamiento del alma a Dios.

El fin de esta obra es adoctrinar a las monjas a su cargo de cómo obtener la gracia divina actuando con corrección en lo que respecta a cuestiones de la vida espiritual. De hecho, como se observa en el prólogo, Santa Teresa escribe esta obra por encargo, al principio sin demasiado animo, quizá para aplacar a la Santa Inquisición, que vigilaba sus movimientos.

Esta idea también se repite en el epílogo cuando enfatiza su sujeción a la Iglesia católica y que si hay algún error en sus palabras es por ignorancia, no por mala fe.

Con un lenguaje claro, plagado de ejemplos (biográficos, populares o bíblicos) Santa Teresa sintetiza todas las bases de la doctrina mística cristiana, como son el pensamiento platónico del alma separada del cuerpo, del cuerpo como morada temporal de la primera, de los diferentes estados de conocimiento, así como actitudes vitales como el amor y la caridad para con el prójimo, la autenticidad en la oración o la sencillez contrapuesta a la avaricia y el medrar propio de la corte.

Su sabiduría y conocimiento del mundo quedan patentes en todos los consejos que ofrece.

No hay comentarios: