jueves, 14 de mayo de 2009

LAS (FAMOSAS) CENIZAS DE ANGELA


Esta novela autobiográfica sigue la tendencia folletinesca tan floreciente en la actualidad literaria.
McCourt convierte al niño que fue en un personaje de Dickens, mostrándose como el único capacitado -casi predestinado- para escapar de la miseria.
Sin embargo, esta parece ser la fórmula que triunfa, lo que le ha valido el premio Pulitzer 1997.
Al contrario que otros "pseudoescritores", el profesor McCourt engancha con su estilo ágil recreando para sus lectores, más de 17 millones, la húmeda y verde Irlanda, la diversidad cultural de Brooklyn y por
Comprobar ortografíaextensión de EEUU. Por ello me quedo con la primera impresión tras su lectura: ¿Quién no ha disfrutado con una película de serie B por mediocre que sea?

No hay comentarios: