sábado, 22 de agosto de 2009

NEGRO LUTO - DICTINIO DE CASTILLO- ELEJABEYTIA

Joder, no quieren, no quieren las palabras negro luto masturbar más folios inertes desde que uno de ellos te observó vomitar con la cabeza bien hundida en el water cantando en color rojo gazpacho las letras que…
Todo empezó a moverse más lento y disponía de más tiempo para observar cada gesto. Muchos de lejos y muchos con este ojo que se pone tuerto cuando mezcla marihuana y ginebra.
Esta noche sabe más que nunca el tacto de estas manos que lloran entre pellejos constantemente que existen algunas sedas delicadas capaces de excitar cada una de las líneas de cada huella dactilar pero que también pueden escurrirse disimuladamente por debajo de la uña para empezar a recorrer tu cuerpo hasta llegar al cuello y…
Esta noche voy a empezar a fumarme esa película en la que hacia de victima de una guerra nuclear. Gritando y pidiendo ayuda confiando en que podía hacerlo sin voz.
La palabra, código abstracto capaz de marear, engañar, estremecer o hacerte intuir que tu oreja desconfía más, que ya no quieres oír tanto.
Boca y oído se lo piensan más antes de abrirse.
En el parque del colegio un niño con un cuter oxidado raya incansable una pared.
El hormigón se agita y con voz profunda y rasgada avisa al pequeño inocente de que nunca encontrará aquello que busca tan desesperado. Lo sabe y lo advierte por su experiencia.
Siempre todos han jugado delante de él y él sólo pudo y solo puede mirar. Así durante muchos años, y los que le quedan…
El niño no hizo demasiado caso y hoy, menos niño, intenta desengancharse de esas estúpidas autopsias en busca de algo con un sabor distinto.

No hay comentarios: