sábado, 16 de enero de 2010

BREVE RESEÑA SOBRE MANIPULACIÓN LINGUÍSTICA


Las principales armas de persuasión que posee el ser humano son el lenguaje y la imagen, ambas objetos de estudio de la Semiótica. En todos los sistemas políticos se ha hecho uso de ellas para gobernar y ganarse adeptos, para manipular a la población . Sin embargo, en contra de lo que se piensa, es en nuestro sistema democrático donde más soterrada y eficazmente se produce este dominio por medio de la palabra.

Para lograr tal fin, el de la manipulación social, se suelen usar técnicas retóricas tan antigua como el uso de eufemismos, disfemismos y palabras talismán. Las palabras talismán son términos cargados de tal prestigio que la gran mayoría no se atreve a rebatir su uso en ciertos contextos. Por otra parte, al uso de ciertos tipos de expresión se le añade otra técnica consistente en dar por sentado aquello que podría suscitar discusión, no matizar en cuestiones complicadas o simplificar el lenguaje. A un manipulador no le conviene dar pie a la reflexión. Le interesa dejar mensajes subliminales en el cerebro del receptor de modo que este los asuma automáticamente, le interesa desviar su atención de ciertos aspectos para focalizarla en aquellos que más le convienen. Uno de los ejemplos más claros es el respaldo que proporciona usar la palabra Libertad, bien justificar una actuación política, bien para ganarse el afecto de la masa. Ante el peligro que supone ser manipulados, sólo cabe cultiva nuestra capacidades reflexiva y creativa: La contemplación y la acción, la capacidad crítica y la actuación motriz. Hay que evitar toda pasividad mental, así como la asociación errónea “actividad mental= pasividad física”. Es algo indispensable para nuestro desarrollo y bienestar, tanto a nivel personal como social.

No hay comentarios: