martes, 23 de febrero de 2010

ANA MARÍA GARRIDO

Aprovecho para deleitaros con dos poemas de Ana María Garrido, poeta y periodista argentina. En su programa Calidoscopio, que se emite los domingos de 18 a 20 p.m. (hora argentina), 10:00 p.m.a 0:00 en España, se realiza lo que en boca de Garrido es un recorrido por el mundo a través de la música.
En sus propias palabras: "Creo que la música es un buen punto de encuentro para todos los hombres y a través de ella trato de dar un mensaje a favor de la tolerancia y la paz."
Para escucharlo, puedes ir a la Web de la radio
: www.raices885.com.ar
De lunes a viernes, por la mañana, en la misma radio, también conduce "El rincón del poeta" en el cual se lee un poema por día. (Lunes a viernes después de la tanda comercial de 10:30 a.m.)
En cualquier caso, como persona y como poeta, Ana María Garrido ha resultado un grato descubrimiento.


Ella imsomne

Cuando
ella regresa
de los laberintos
del insomnio
a caballo del viento,
y abre las puertas
de su casa
al alba,
la luz del sol
con su viejo mortero
deshace
las últimas sombras
que la noche
olvidó en los rincones.

Con los párpados,
la piel
y los cabellos
todavía tatuados por la luna,
ella desliza
sus pantuflas de lumbre
por las veredas
inmoladas al día.
Abril le prueba al barrio
las manufacturas del otoño
e inaugura los recintos del frío.

Ella entra al mercado
vestida de tumulto,
de cráter inconcluso,
de culpa y resolana.
La reciben
las frutas y los panes
con pulcritud de nube.

En el parque,
árboles sin memoria
la ven cruzar
sombría,
arcaica,
hospitalaria.
Se muere de abandono
ante la tarde con tentáculos
de agua luminosa.
Ella hunde sus pies
en el estanque
poblado de galaxias.
Llega a su puerta
en andas de los grillos
ocultos en el aire.
Luego,
extiende sus alas
de claustro
hacia el poniente
y en un vuelo de antorchas
y alondras sin recato
anida entre las ramas
brumosas
de los astros.

Ana María Garrido

HOLOCAUSTO

Respiramos los mismos
vicios acorralados
que hace miles de años.
Los vetustos espejos
cercados por la noche
perdieron hace siglos
memoria de las formas.
Fantasmas polvorientos
subastan sus chaquetas,
sus enaguas,
su hastío
en agónicas ferias
pobladas de gemidos.
Silencio aguijoneado.
Agobio de las flores.
Con paciencia de liquen,
el sol recoge el polen
de plantas venenosas.
De los trenes descienden
pasajeros de humo.
En los andenes quedan,
adustas,
sombras de los ausentes,
los que nunca han viajado,
los que no regresaron.
Los que echaron
sus almas y sus cuerpos
abrumados de olvido
a la hoguera feroz del holocausto.

Ana María Garrido

No hay comentarios: