miércoles, 14 de abril de 2010

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "UN CÓSMICO TEMBLOR DE ESCALOFRÍOS ESTUDIOS SOBRE MIGUEL HERNÁNDEZ"




- RESEÑA DEL EVENTO-


El pasado miércoles 24 de marzo, tuvimos el placer de asistir en el Aula de cultura de Cajamurcia a la presentación oficial del libro Un cósmico temblor de escalofríos. Estudios sobre Miguel Hernández, editado por los profesores Francisco Javier Díez de Revenga y Mariano de Paco (Universidad de Murcia).

La ponente, en esta ocasión, fue la profesora María Pilar Celma Valero, catedrática de Literatura Española en la Universidad de Valladolid.

Como ella misma se encargó de recalcar al comienzo de su charla, es destacable la elección del título del libro, tomado de unos versos del poeta oriolano:

“La naturaleza recorre toda ella

un cósmico temblor de escalofríos”.

Para María Pilar Celma, este último verso es una revelación, un sintagma premonitorio de lo que suponen muchos de los poemas de Miguel Hernández, concebidos desde la más profunda emoción vital hasta su llegada a lectores de todas las generaciones, lectores “tocados” por ese “cósmico temblor de escalofríos” que produce su obra. No en vano, son numerosísimas las ediciones infantiles, las antologías o la composición de piezas musicales a partir de sus poemas. Sin embargo, en cuanto al número de estudios críticos sobre Miguel Hernández, ya sea en su faceta poética o dramatúrgica, la cantidad de estos era mayor en los años 60 del pasado siglo, según el catedrático de Literatura don José Carlos Rovira. Así pues, la edición de un libro como el presente no puede ser más oportuna y cumple con lo que Pablo Neruda, gran amigo de Hernández llamaba “un deber de amor”. A este respecto, adjunto un fragmento de la autobiografía póstuma del chileno:

"Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!"


Pablo Neruda (1904/1973)

(Confieso que he vivido. 1944)



Precisamente, en algunos estudios de Un cósmico temblor de escalofríos, en concreto en los de Javier Herrero y de Antonio A. Gómez Yebra *, se trata la profunda amistad y las confluencias literarias que compartían Miguel Hernández, Vicente Aleixandre y Pablo Neruda.

Puesto que la relación entre vida y obra es intrínseca en el caso de Hernández, no resulta extraño que el trato con los poetas del 27 o la lectura de los modernistas y, por supuesto los clásicos del Siglo de Oro, forjasen una evolución estilística que, junto a los avatares personales, desembocara en un desgarrador estilo propio. De todo ello dan cuenta asimismo distintos ensayos del libro editado por la Universidad de Murcia, ciudad a la que el poeta estuvo muy ligado. De hecho, ell corpus de la presentación se fundamentó sobre la base biográfica del poeta. Esta aproximación biobibliográfica fue abarcada de forma aleatoria y sintética destacando los aspectos más curiosos e importantes tratados en el libro.

En palabras de Mª Pilar Celma Valero, este homenaje se ha realizado “con previsión y cariño”. Y es que, para la catedrática, además de un deber de amor, honrar la memoria del poeta “es un deber de justicia por parte de su patria. La misma patria que lo desterró a la sombra.”


Violeta Sáez




*Javier Herrero (Universidad de Virginia) “¡Qué nido de botellas! Neruda y Hernández entre sangre y vino”. Antonio A. Gómez Yebra (Universidad de Málaga) “Miguel Hernández y los poetas malagueños”.

No hay comentarios: