martes, 11 de mayo de 2010

LENGUAJE Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE MASAS

5. Otros usos lingüísticos en los mass-media: Informar, emocionar, formalizar, prescribir:

Hasta el siglo XX, se hablaba de medios informativos como aquellos cuyo objetivo era principalmente informar de la realidad al receptor. Estos se reducían a la prensa escrita fundamentalmente. Sin embargo, pronto se dejó paso a otro término con diferentes connotaciones significativas. Este es el término anglosajón mass-media, medios de masas. Llegado este punto, el propósito informativo queda en un segundo plano frente al desarrollo técnico de los medios de comunicación.

Sin embargo, el uso emotivo se ha mantenido en diferentes medios como una herramienta para atraer y mantener a la audiencia. Muchas veces suele ir ligado a la persuasión y a la manipulación del lenguaje.

Respecto al aspecto formal del proceso semiótico, es interesante observar cómo, a mayor alcance mediático está sometido a una mayor rigidez, especialmente en prensa escrita, televisión, cine y publicidad. No sucede lo mismo con Internet, un nuevo medio que ha supuesto un corte con el funcionamiento y la manera de entender la información, produciendo una renovación y un gran cambio en diferentes estratos de la sociedad.

La prescripción conductual, como uso del lenguaje, también ha pasado a ser sustituida en la actualidad por la manipulación lingüística, incluso en la publicidad, pues esta resulta mucho más profunda y eficaz. Sin embargo, en ciertos ámbitos sigue vigente como un modo necesario de interacción comunicativa.

6. Problemas de producción textual en los medios:

El texto, además de su naturaleza discursiva, posee a su vez otra de carácter visual. Se trata de un signo complejo cuyo contenido cobra nuevas significaciones y establece diferentes interrelaciones cuando se aplica a los diferentes medios.

Una de las características fundamentales de nuestra sociedad actual es precisamente la evolución e interacción de los diferentes medios de masas informativos y culturales produciéndose el fenómeno de la globalización.

En el caso de la prensa escrita, concretamente el periódico, podemos ver cómo se cumple esta función mosaica intertextual, relacionadora de textos con un significante icónico.

En este sentido, conviene sacar a flote dos conceptos necesarios como son input y output. El input es el llamado registro de entrada mientras que el output es el resultado de la manipulación del producto inserto dentro de la llamada caja negra, crisol de todos los elementos proclives de análisis.

Un problema concreto de algunos medios de masas como el radiofónico es el hecho de que se trata de un sistema comunicativo unidireccional. Esto también sucede en televisión, literatura, cds, vinilos o casettes, así como en el cine. En radio y directos televisivos los emisores lanzan un mensaje caracterizado por su instantaneidad, pero no puede establecerse un diálogo entre el emisor y los receptores a menos que los emisores habiliten ciertos canales para ello. Es por ello que el emisor es el agente activo dominante de este proceso comunicativo, mientras que el receptor suele ser pasivo, anónimo en su mayoría y de carácter heterogéneo.

No hay comentarios: