viernes, 14 de mayo de 2010

LENGUAJE Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE MASAS

6. Problemas de producción textual en los medios:

El texto, además de su naturaleza discursiva, posee a su vez otra de carácter visual. Se trata de un signo complejo cuyo contenido cobra nuevas significaciones y establece diferentes interrelaciones cuando se aplica a los diferentes medios.

Una de las características fundamentales de nuestra sociedad actual es precisamente la evolución e interacción de los diferentes medios de masas informativos y culturales produciéndose el fenómeno de la globalización.

En el caso de la prensa escrita, concretamente el periódico, podemos ver cómo se cumple esta función mosaica intertextual, relacionadora de textos con un significante icónico.

En este sentido, conviene sacar a flote dos conceptos necesarios como son input y output. El input es el llamado registro de entrada mientras que el output es el resultado de la manipulación del producto inserto dentro de la llamada caja negra, crisol de todos los elementos proclives de análisis.

Un problema concreto de algunos medios de masas como el radiofónico es el hecho de que se trata de un sistema comunicativo unidireccional. Esto también sucede en televisión, literatura, cds, vinilos o casettes, así como en el cine. En radio y directos televisivos los emisores lanzan un mensaje caracterizado por su instantaneidad, pero no puede establecerse un diálogo entre el emisor y los receptores a menos que los emisores habiliten ciertos canales para ello. Es por ello que el emisor es el agente activo dominante de este proceso comunicativo, mientras que el receptor suele ser pasivo, anónimo en su mayoría y de carácter heterogéneo.


Respecto al libro, debemos distinguir entre el contenido que abarca, pudiendo ser este literario (artístico) o meramente comercial. En este sentido debemos hablar de la llamada subliteratura, un fenómeno cuyo máximo desarrollo se lleva a cabo en el siglo XX, cuando la alfabetización llega a las capas de la población más bajas.

Sin embargo, el consumo de “sucedáneos literarios” o “literatura de masas” no es algo exclusivo ni propio de las clases más desfavorecidas (económica o culturalmente) de la población. Suele darse el caso de lectores con una vasta cultura y formación literaria que, de igual manera, consumen productos de menor calidad artística o aquellos encuadrados dentro de este tipo de obras (cómics, best-sellers, libros de autoayuda, novela por entregas, etc).

En televisión y cine nos encontramos con un tipo de lenguaje que va más allá de lo fónico para adentrarse en la imagen. En el lenguaje televisivo podemos encontrar tres códigos insertos: El lingüístico, el sonoro y el icónico, que se divide en iconológico, estético, erótico y el subcódigo del montaje.
La programación televisiva posee, a su vez, una estructura contextual dividida en tres niveles: intraicónico, extraicónico y programático.

Sin embargo, es el lenguaje cinematográfico el más estudiado, especialmente en los sesenta, por autores como Umberto Eco, Metz o Passolini.
La comparación que se hace entre lenguaje y cine desemboca en la asunción de que el film está constituido por un código específico basado en el encuadre y sus elementos formantes. La unidad mínima de este código es precisamente el monema cinematográfico.


Passolini pone de relieve a su vez, la diferencia existente entre la palabra y la imagen fílmica, que formaría parte del cinema (formante de la palabra junto con el grafema y el fonema). A la hora de realizar un análisis fílmico, resultan fundamentales tanto la articulación imagen-tiempo como la articulación imagen-movimiento.

Por otra parte, centrándonos en las diferencias entre el lenguaje cinematográfico y el televisivo, según Metz podemos distinguir principalmente cuatro: Tecnológicas, socio-político-económicas, psicológicas o afectivo-perceptivas y diferencias en la programación y en los géneros de cada disciplina.

Por lo que respecta a Internet, este medio de comunicación global supone un profundo cambio social en la manera de interactuar comunicativamente, siendo una de las principales herramientas de nuestra sociedad posmoderna y un ejemplo perfecto de cómo los mass-media condicionan nuestra manera de comprender el mundo, de socializarnos y comunicarnos, de vivir en suma.

Internet es un medio que permite la interacción económica, funciona a su vez como agente informativo, donde cualquiera puede emitir comunicados, noticias, información más o menos fiable…También está la ciber delincuencia y el desarrollo de las redes sociales: Chats, foros, donde, usando un código lingüístico de mensajería instantánea, el usuario puede establecer una interacción comunicativa.

Por lo tanto salta a la vista que se trata de un medio polivalente que cumple diversas funciones completamente diferenciadas y se sirve de diferentes códigos de comunicación: icónico, lingüístico, lenguaje binario etc.

Una de las principales consecuencias de este modo de interactuación es sin duda la pérdida de privacidad y la falta de fiabilidad de la información transmitida.
Estamos ante un medio con un gran impacto social, no sólo debido al contenido del mensaje sino al mismo proceso de su transmisión.


7. Lenguaje e ideología:

Desde el punto de vista de la semiótica, la relación entre lenguaje e ideología es una realidad profunda basada en la significación del signo lingüístico.
Según Verón la ideología es un proceso comunicativo presente en cualquier tipo de mensaje. Por lo tanto, se deduce que la ideología viene a ser un acto de metacomunicación en el nivel connotativo sujeta a un sistema de reglas en cuanto a su funcionamiento. El carácter conativo de cierto contenido no es ideológico sino propagandístico, algo que debe tenerse muy en cuenta para no caer en la confusión.

8. Lenguaje político:

Al contrario de lo que sucede con el lenguaje y la ideología, en el caso del lenguaje y la política se convierten, a partir del los años 70, en conceptos yuxtapuestos.
Es así como el lenguaje político se desliga de la sociolingüística para ser estudiado de forma autónoma.
Esto da lugar a las distintas definiciones de lenguaje político acuñadas, sobre todo, según se va revisando el propio concepto de política.
El discurso político está marcado por la intención del emisor de persuadir, al receptor. Para ello se utilizan herramientas lingüísticas tales como los eufemismos, la ambigüedad terminológica y la repetición u omisión de palabras clave.



9. Lenguaje publicitario y propagandístico:

El lenguaje publicitario se caracteriza por una profusa pluralidad sígnica que condiciona la percepción del mensaje de forma deliberada.
Además, dependiendo del canal que se utilice para su transmisión, el mensaje obedecerá a un tipo de estructura específica convencional, valiéndose de mecanismos neoformativos de palabras, de la espontaneidad de ciertos vocablos y de un alto grado connotativo.
El lenguaje publicitario se sirve de diferentes códigos: icónico, iconográfico y tropológico. Como géneros publicitarios esenciales encontramos la presentación y la predicación.
El hecho publicitario puede definirse como la “actividad socioeconómica que condiciona la existencia de la publicidad” (Martínez Arnaldos, 2001).
Respecto al discurso publicitario, vemos cómo “responde a unas prácticas enunciativas concretas, y a unos procesos de producción social y culturalmente determinados”. (Pérez Tornero 1982, 26).

10. Recepción del lenguaje en los medios:

La principal característica del los receptores de los mass-media es su heterogeneidad. Esto viene dado por el desarrollo y extensión de los códigos así como de los propios medios en sí. Estamos ante un proceso de extrañamiento provocado por los medios, con lo que se amplían las posibles interpretaciones del mensaje.
A pesar de esto, sí hay una tendencia a la homogeneización por parte de los emisores con la finalidad de que el mensaje sea comprendido de una manera determinada, se trata de un mensaje sujeto a un proceso de comprensión lingüística.
Este proceso de comprensión se basa en la legibilidad (o comprensibilidad), la audiovisualidad y la audibilidad del mensaje en función del medio al que pertenezca este.



11. Influencia del desarrollo de los medios en la lingüística general y normalización:

El desarrollo de los mass-media en la segunda mitad del siglo XX, ha hecho que los estudios linguísticos se ramifiquen con el objetivo de atender a cada una de las diferentes cuestiones que este hecho plantea. Así se produce el desarrollo de disciplinas como la semiótica (del lenguaje, de la publicidad, de la imagen...), la sociolingüística, la teoría de la información, la codificación lingüística, la neurolingüística etc
Dado que todo lenguaje, siendo un sistema codificado recogido por la norma, constituye a su vez una realidad cambiante por el uso, evolutiva y sujeta a principios universales como el de la economía lingüística, las novedades, los avances en su estudio se suceden, y en muchos casos, ciertas teorías y términos quedan obsoletos.

12. Purismo estándar y dialecto en los mass-media:

En el uso cotidiano del lenguaje en los medios, podemos observar como se van extendiendo anglicismos, expresiones no recogidas por la norma o incluso consideradas erróneas. Sin embargo, cuando constituyen formas ampliamente extendidas y usadas por una gran cantidad de usuarios, la norma suele atender a este cambio y las acepta.
La influencia del argot, en la lengua común e incluso en el lenguaje técnico es imparable, esto lleva en muchos casos al empobrecimiento y estandarización del lenguaje. Por ello, deben ser los propios emisores del mensaje quienes cuiden su corrección gramatical y estilística, siendo conscientes de la repercusión en los receptores y de la ejemplaridad que deben transmitir.







13. Biliografía:

- Lengua y medios de comunicación de masas. Proff. Martínez Arnaldos. Tübingen 2001.

- La manipulación del hombre a través del lenguaje. Alfonso López Quintás. Universidad de Murcia.

- Comunicación y eufemismo: Patología de la propiedad lingüística. A. Roldán Pérez. Universidad de Murcia.

No hay comentarios: