martes, 4 de mayo de 2010


Un grupo de borrachos, jóvenes y no tan jóvenes, se reúne periódicamente para hacer locuras y rememorar viejas anécdotas. Alguien tiene que escribirlas, aunque el mero hecho de decidirse a redactarlas puede despertar viejos fantasmas cuyo significado la bebida había conseguido borrar. "Bebo para olvidar: Prostitutas y videojuegos" es el relato de uno de estos jóvenes que se ve obligado a enfrentarse con su pasado y descubrir la razón por la que se estaba refugiando en la bebida. Sirve, además, como el testimonio de un modo de vida y de unas costumbres en las que se comprende la realidad del botellón desde un punto de vista distinto y algo sorprendente.

4 comentarios:

Mistral dijo...

Será interesante verlo desde otra perspectiva.

Gracias por la recomendación.

Saludos

Violeta Sáez. dijo...

Gracias a ti por el comentario. Yo ya lo leí y me recuerda a On the road (salvando las distancias) -libro que estoy leyendo ahora mismo-.
Un saludo.
Violeta

Francisco J. Moreno dijo...

Ni siquiera he leído a Kerouac (aún, pero lo tengo en casa). Curioso que se asemeje xD

Violeta Sáez. dijo...

Me recuerda a Kerouac por la agilidad de la trama y sus personajes jóvenes, también a Historias del Kronen de José Ángel Mañas, otro retablo de la juventud en un contexto temporal y espacial determinado.
Ambas novelas rebosan vitalidad y contienen motivos sacados de la experiencia real...Pienso que toda generación debe tener esa clase de testimonios. Me emociona leer tu libro, me gusta el humor bastardo que encuentro en él... Pero es que yo siempre he sido muy sadomaso (más sado que maso tal vez).
XD