sábado, 15 de mayo de 2010

VÍZNAR, TRAGEDIA MODERNA

2. El teatro de Lorca, germen del drama posterior en España. Víznar: Elemento trágico y simbología particular.

Desde el Siglo de Oro, el teatro español, en especial la tragedia, se viene enriqueciendo y ofreciendo pautas a la producción dramática foránea.

Otro género teatral revitalizado es el auto sacramental, que trasciende la vida real mediante la alegoría. Ya en Alemania, durante el Romanticismo, se lleva a cabo un renacer del auto sacramental, en su dimensión más puramente simbólico-alegórica. Y, en España, son precisamente los vanguardistas, a principios del XX, quienes ejercen una labor de reteatralización de este género, dando lugar al nacimiento el teatro simbólico.

El teatro lorquiano no es ajeno a este simbolismo, si bien, la búsqueda de nuevas fuentes, influencias e innovaciones por parte del autor no se limita a las citadas.

Tal como he apuntado antes, mucha de la simbología usada en Víznar está sacada de la obra del poeta y dramaturgo granadino. A este respecto conviene resaltar las similitudes con dos de las grandes tragedias del autor como son Bodas de sangre y La casa de Bernarda Alba.

Estamos hablando de dramas muy simbólicos donde, a través de diferentes elementos, se nos transmiten mensajes indirectamente, mensajes subliminales pero esenciales para la comprensión de la obra por parte del receptor.

Por ejemplo, la Guardia Civil, cuya representación paradigmática es el tricornio (objeto siniestro y amenazador), constituye una toma de la parte por el todo, un ejemplo de metonimia.

Por otra parte, resulta una metáfora premonitoria que el personaje de Ramón llame a Clarita <>. Esto es además un juego de significaciones semánticas. Clara, como su propio nombre índica es clara, blanca, como una paloma, símbolo de la paz, de la pureza, de la inocencia.

En las obras de Lorca, los nombres de los personajes también denotan (en ocasiones anticipan) alguna característica de los mismos o anticipan algún hecho de la trama.

La importancia de lo religioso, presente en Víznar, también se hace patente en los dramas de Lorca, donde esa religiosidad arcaica se mezcla con lo pagano para beber de los mitos clásicos y humanizarlos. Al igual que en la tragedia griega, el objetivo es llevar al espectador a la catarsis.

La unidad de espacio y de tiempo en Víznar, es un recurso dramático similar al que utiliza el propio Lorca en La casa de Bernalda Alba.

En ambos casos, el espacio es un lugar cerrado, tanto físico como ambiental. Se trata de una prisión donde los personajes “chocan”, produciéndose el estallido de la acción.

No hay comentarios: