martes, 17 de agosto de 2010

Inmersión lingüística en Marruecos



El pasado mes, tuve la oportunidad de viajar a Marruecos junto a dos compañeras de Filología Inglesa: Luz e Inma. Con la excusa de perfeccionar nuestros conocimientos de árabe, nos lanzamos a conocer una parte apasionante de nuestro legado cultural mediterráneo.
Aunque organizamos el viaje por nuestra cuenta (desplazamientos, rutas a seguir, etc) es verdad que desde la academia Dar Loughat (www.darloughat.info) nos ayudaron bastante con el alojamiento (Hotel Panorama Vista/Riad Dalia) y las actividades a realizar (Visitas a Chaouen, a la medina, charlas sobre cultura y sociedad, la mujer en Marruecos, etc).

Tetuán, fundada en el siglo XV por moriscos y judíos granadinos, fue hasta mediados del siglo XX, parte del protectorado español.
Tetuán (en árabe, تطوان Tiṭwān o Titāwen, plural que significa "los ojos"), también es conocida como "Paloma blanca" (Por sus casas encaladas) o "La hija de Granada", debido a su herencia andalusí. De hecho, la mayoría de su población habla tanto árabe como español, estando su marroquí lleno de préstamos de nuestra lengua. Así pues, me llamó la atención la estrecha relación que, históricamente, mantenemos con nuestro vecinos. Una relación ambigua, constante, difícil y enriquecedora.

Asimismo resultaba curioso escuchar la radio y la tele en español por todas partes, descubrir que la mayoría de las chilabas que venden en los mercadillos son made in China o India, comer productos cien por cien biológicos (con todo lo que conlleva,) ver cómo vive gente cuya casa ha sido declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco, descubrir que las expectativas de algunos jóvenes locales no son tan diferentes de las nuestras...

Precisamente, una de las cosas que más me gustó fue conocer a gente de allí. En palabras de Nora Bouhorma, delegada de Proyecto solidario (www.proyectosolidario.org), Marruecos es un país que, poco a poco, está intentando mejorar. Aplastado por el gobierno y por sistemas de represión alentados desde el mismo, son las iniciativas sociales, tanto nacionales como extranjeras, las que permiten un lento desarrollo. Lento pero esperanzador e inevitable.




































video

2 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Yo tb veo que te lo has pasado bien por Marruecos :P

A ver si me aclaro este mes de septiembre, que tengo que ver la ayuda que necesita mi hermano, y vemos enseguida un día para vernos y ponernos al día, eh?

Un besico!

Violeta Sáez. dijo...

Por supuesto. En cuanto acabe en la Universidad te aviso. Me gustaría ver cómo han quedado las obras en la librería Morales. Tenemos que ponerlo en la bitácora. Un abrazo muy fuerte y hasta pronto.