domingo, 26 de junio de 2011

"Vuelos del descanso en horizontal" DICTINIO DE CASTILLO-ELEJABEYTIA


Vuelos del descanso en horizontal

1. Una voz como hilo de viento, se tropieza en el pasillo

Con la facilidad de tener el interruptor

Detrás de la nuca

Decir o pensar hasta mañana

Y ¡ya!

Estar a oscuras

…Una voz se tropieza en el pasillo…

“Agarren bien

Sus tarjetas de embarque

Que ¡ya!, enseguida

Nos despegamos del suelo

De sus plazas, cruces, cementos azules, periódicos y sus alarmas

Nada

Solo nadar, clínicamente muertos

O haciéndonos los muertos

Sobre el manto de algodón”

Aquí, de nuevo en el dormitorio

Aún en la tierra, y de los muy vivos

Resuena un ritmo

Y la tinta se desparrama sola

Moja empapando el blanco, dulce

Como su piel

Caramelo

La luz descubre la curva de ese

Cuello que se aproxima a la ventana buscando oxígeno

Apartando bruscamente el tendedero

Y su ropa sucia a secar

Secando hasta quedar

Seca hasta desquebrajarse al sol inmenso

Ciudad anciana, ¿sigues tan traviesa?

Fosas nasales

Belleza en dudosos rincones

Perfil en bruto

Curva ondular

Me pierdo

Sí, nos despedimos oyendo lo mismo

Un delgado hilo de viento

Matizar los colores del universo

“¡la ruina es amateur!”

…De nuevo asalta aquella voz…

“Ha sido descubierta entre los verdes de la huerta

Que deja, a ratos,esta ciudad descontrolada ver

Lástima de paisaje insólito

De jazmín, de amarillo limón, de arena

De grietas en el barro y esbelteces en las palmeras”

…ciudad descontrolada…

2. Habitación a veintisiete metros de la rasante. Murcia. La Coruña. Limón café.

La paz y su polígono se visten de bloques de ladrillo

La avenida de zanja divisoria

Y quépoco artificio cuando

Desde África a Colombia, pasando por la tez

De la gitana preciosa, al paseo del viejo abuelo

de su nieto, enamorado

…y tantas preguntas que no nos hemos preguntado…

Todo se acaba por mezclar

El jadeo de una joven prostituta que hoy pierde, una vez más la virginidad

Anima el baile de los cuerpos bajo la luz

Caprichoso echo de menos aquella voz que ahora ya no escucho

Algo me dice que ya se ha ido

Probablemente al otro extremo del mundo

O por lo menos, a mil kilómetros de este punto

Allí, quizá entre una calle Olmos y una calle Arco

Me pregunto el vuelo

Nubes secuestrando nieve, hacía dentro

Sobre las cubiertas de Santiago

O si ese viaje es de una sola o de dos

Energías que convergen en el pasillo del avión

O de si en eso de hacerme el muerto soñaría

Con negro café, o con licor

Con más impulsos y más bocados

O con despertar, y de una vez por todas, la ilusión

14 de enero 2011

No hay comentarios: